miércoles, 17 de septiembre de 2008

Niños y jovenes infelices

-El día de ayer me enteré que la hija de 19 años de unos conocidos había intentado suicidarse por tercera vez en lo que va del año. Sufre de depresión grave y recibe tratamiento de un psicólogo y un psiquiatra.
-La hija de una trabajadora de mi esposo, al ver que su mamá cuando está triste o tiene problemas toma una "pastillita" para dormir y no pensar en eso, tampoco quiso tener problemas y en vez de una tomó 3 para dormir mucho.
-La hija de otra pareja que trabaja para nosotros, de 12 años de edad, fue obligada a realizar todos los quehaceres de casa: lavar, cocinar, limpiar, atender a sus hermanos menores aparte de cumplir con sus tareas del colegio durante 2 años y cuando algo le salía mal era golpeada , hasta que decidió escapar de casa, al ser encontrada al día siguiente acusó falsamente a su padre de abuso sexual como venganza por todo lo sufrido.
Estos 3 casos son de gente que conozco, cuántos casos asi suceden cada día.
En el primer caso, aparentemente la depresión fue causada por una ruptura con un enamorado , sumada a la muerte de un tío muy cercano.
En el segundo caso, se trata de una madre separada que cría sóla a su hija, y que ha tenido problemas de adicción a las pastillas anteriormente, pastillas que supuestamente la reanimaban de la depresión causada por su soledad.
En el tercer caso, pese a que los padres creían tener una buena relación con su hija abusaban de ella y creían que eso era lo correcto, era una familia en la que el respeto por los hijos no existía.
¿Porqué tantos niños y jovenes infelices, maltratados, deprimidos, abusados? ¿ qué es lo que falta? ¿qué es lo que se hace mal? Porqué no hay respeto para ellos? Porqué no hay amor? Porqué no se les dedica tiempo y atención?

15 comentarios:

RAMPAEL. dijo...

Buena reflexión. Traer niños al mundo es bien fácil. Sólo hace falta, un hombre, una mujer, y dejar que la naturaleza haga el resto.
Lo difícil es educarlos. La palabra educar viene del Latín exducare, que significa conducir por una vía.
En cierto sentido, tiene lógico, porque se trata de conducir a tus hijos por la vía de lo correcto ( al menos, según tu criterio)
Lo cierto es que vivimos en una sociedad completamente deshumanizada y cuando llegamos del trabajo, lo único que queremos hacer es desconectar.
Hoy en día trabajan ambos ( la mujer por partida doble) y es más fácil "echar balones fuera" que dedicarle más tiempo.
La cosa se va complicando, cuando el trabajo de dos lo tiene que hacer sólo uno o una.
Creo que eso puede explicar algo tu reflexión
Un besazo enorme
Rampy.

soñadora dijo...

Es verdad Rampy, bienvenido a este lado del mundo.
Tienes razón en lo que dices, con cuanta indiferencia toman algunos lo que significa educar a los niños. No valoramos bien esa gran responsablidad que es tener un niño.
Besos,

sinkuenta dijo...

Soñadora: los padres de hoy estamos muy ocupados con nosotros mismos... queremos disfrutar de las cosas de manera inmediata y un niño es un proyecto de futuro y, por consiguiente, un estorbo.
Además, yo siento que los adultos a veces demostramos 'rabia' hacia esas criaturas indefensas y no les dejamos florecer como debieran. Estamos creando una sociedad imperfecta y enferma... y si no, ¿cómo se explican las noticias que tú nos has dado en tu post? Un abrazo:Alicia

Natacha dijo...

Es terrible como ahora muchos se desentienden de la educación de los pequeños... Las consecuencias de esta dejación... están a la vista. Es terriblemente triste.
Te dejo un beso cariñoso.
Natacha.

César dijo...

Tanto tú como yo sabemos que en estos casos la escasa formación inicial de amor y de valores es un detonante para estas situaciones.

Cuando se traen al mundo niños por "accidente", cuando no se ha aprendido a ser lo suficientemente maduro para enfrentar las dificultades, cuando sencillamente, la "idiosincracia" tolera que un niño trabaje en vez de jugar....todo eso, amiga, es causa y efecto...

La educación en valores y sobre todo, el amor "práctico" (es decir, en ves de decir "te amo" se den muestras de amor concretos) son elementos que se deben tener en cuenta.

El mundo lo cambiamos cuando cambiamos el más cercano: ¿Cuánto amamos verdaderamente?¿Esperamos que nos amen o amamos primero?...

Me ha gustado tu post...hay mucho por hacer.

Besos y gracias por la visita

soñadora dijo...

Si Alicia, es triste ver niños carentes de amor o considerados un estorbo.
Intentemos obsequiar una sonrisa o una alegría a cada niño que veamos triste.
Cariños,

soñadora dijo...

Es cierto Natacha, a muchas personas los hijos les estorban. El otro día en un supermercado veia a una madre con su hija adolescente discutiendo porque la hija miraba las golosinas que su mamá no quería que mire. No se puede gobernar los pensamientos de nuestros hijos, y para eso debemos respetar su individualidad.
Un besote,

soñadora dijo...

Bienvenido a este rinconcito César. Que importante lo que mencionas respecto al amor "práctico", en esos casos más importantes son nuestros actos que nuestras palabras.
Besos,

Ojoavizor dijo...

Uno de los mejores cuadros que he visto del gran Picasso, se denomina "la vida".
En el se observa a una pareja de padres desnudos mirándo asustados a una mujer que tiene a su hijo en brazos, pidéndole que se lo devuelva. Ella, lo retiene al niño y los mira diciéndoles, ¡no!, éste niño ya no es suyo, es mío, ahora le pertenece a "la vida".
Así es, nuestros hijos, aunque no duela aceptarlo, ya no son de nosotros, son de la vida. Debemos "dejarlos ser" para que puedan conducirse lo mejor posible, y realicen sus propios sueños. Sin embargo, a pesar de ésta realidad inexorable, creo que los que somos padres, debemos cumplir nuestra misión espíritual de "guiar" a nuestros hijos, hasta la frontera, para que desde allí ellos puedan seguir solos su camino (siempre con nuestro amor por supuesto), y puedan crecer como personas tomándo sus propias decisiones y siguiendo sus propia hoja de ruta.
El problema surge cuando, por irresponsabilidad o por exceso de responsabilidad, nosotros los padres no ejercemos debidamente nuestra fundamental e irreemplazable función orientadora.
Lamentablemente, el entorno actual, no ayuda mucho a que los padres cultivemos esa importante función social y espiritual.
Pienso que la educación racional y espiritual de nuestros hijos es una tarea titánica. No es a corto plazo, ya que todo proceso educativo, como decía un extraordinario maestro, y recientamente fallecido, "Constantino Carvalho", es un proceso muy lento y a largo plazo. A esto hay que sumar, posibles enfermedades, como "la depresión", que pueden aparecer, y que tienen una base orgánica, que puede desencadenar situaciones límites o complicar el proceso educativo.
En fin, creo que nosotros los padres, NO DEBEMOS MANEJAR ESTE TEMA A TRAVÉS DEL SENTIMIENTO DE CULPA. La culpa es un muy negativo sentimiento que nos impíde reaccionar y crecer, y es el principal "gatillador" de la reacción contraria a lo que se quiere, ya que, si estamos frente a unos padres, que creen que no tienen las condiciones para serlo, o que se equivocaron, o que tienen que trabajar y dejar a los niños con otras personas, etc., dejarán de seguir intentándolo, se "culparán" y renunciarán a su función educadora en el hogar.
Por eso, creo que es importante, que los padres no perdamos nunca la noción de nuestra función orientadora, aceptar que podemos equivocarnos pero que podemos redimirnos al día siguiente con un acto de amor y desprendimiento con nuestros hijos, ya que a veces, una sonrisa, una caricia, un "te felicito hijo", puede definitivamente marcar la diferencia, y lograr que nuestros hijos, recuerden ese pequeño gesto, en su subconsciente, para toda la vida.
En suma, todo lo que hagamos por nuestros hijos, sea grande o pequeño, siempre será echar semilla en tierra fértil, que algún día, cosecharemos con alegría.
Estimada soñadora, te invito a leer mi post "Al infinito y màs allá", que trata sobre el amor a los hijos:
http://ojoavizorlimaperu.blogspot.com/2008/07/al-infinito-y-ms-all.html

Ojoavizor

soñadora dijo...

Gracias ojoavizor por tu comentario y tu invitación a leer tu post, ya mismo voy para allá.
Abrazos,

José dijo...

El gran problema es que los niños que son infelices serán adultos infelices, y muy posiblemente también traspasarán esa infelicidad a sus hijos.
Un saludo.

soñadora dijo...

José, justamente ese es el reto. Que aún habiendo sido infeliz de niño, desear para los hijos que sean felices y tratar de crear el entorno que lo propicie.
Saludos,

Capricornio dijo...

Una muy triste realidad. Cuando uno piensa en lo feliz que fue en medio de la pobreza jugar y compartir con otros. Cuando no había frustación por repetir un año escolar o no tener las cosas materiales que otros si tenían.

Cuando uno crece y es feliz, a pesar de lo difícil que pueda ser la madurez, es cuando uno piensa, por que se falla como padres, si uno tuvo felicidad previa. Falla el sistema educativo? falla la formación como padres? o hay algo más en el ambiente que propicia tanta maldad, tanta infelicidad?

Es una tarea compartida. Los gobiernos deben hacer programas de apoyo, pero la calidad de tiempo para los más jóvene sy niños es vital.

soñadora dijo...

Hola Capricornio, bienvenido a mi pequeño rincón.
Importante tu punto de vista, qué es entonces lo que falla? Quizás reordenar nuestra lista de prioridades en la vida y darle mas valor al amor? a la formación de esos tesoritos que Dios nos encomienda cuidar?

griega dijo...

Buena refelxion y pregunta, lo que hay son familias rotas y disfuncionales, por ello personas infelices y desorientadas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...