jueves, 11 de julio de 2013

Ejemplo de vida y servicio...

Mamama y sus hermanas

Quiero compartir con ustedes una historia que leí el día de ayer y me dejó gratamente sorprendida:

Una anciana de ochenta y cinco años estaba siendo entrevistada con motivo de su cumpleaños.  La periodista le preguntó qué consejo daría a las personas de su edad para mantenerse con vida y salud.

"Bueno - respondió la anciana-, a nuestra edad es muy importante no dejar de usar todo nuestro potencial; de lo contrario este se marchita.
Es importante estar con la gente y, siempre que sea posible,  prestar un servicio".

¿Puedo preguntarle  exactamente qué servicio brinda usted  a su edad?

"Cuido de una anciana que vive en mi barrio",  fue su inesperada respuesta.


Esta historia me recordó a su vez una anécdota que me sucedió hace un par de años.  En la parroquia a la que asisto participa una señora de edad que tiene mínimo 80 años. Pese a que se le ve independiente, también inspira el sentimiento de protegerla. Un día, estábamos en una reunión y me tocó estar sentada a su lado, cuál no sería mi sorpresa cuando se paró y exclamó "mi mamá!" y yo incrédula volteé a mirar y efectivamente una viejita mayor que ella entró y se nos acercó y resultó ser su mamá; sorpresas te da la vida.


12 comentarios:

Carmen Rosa dijo...

Un buen motivo para vivir en paz y tener una larga vida, "servir a los demás", lindo ejemplo.
Un beso

luís rodrigues coelho Coelho dijo...

Um conselho com muita sabedoria e actualidade.
Não são apenas os mais velhos que devem procurar ser úteis mas também os mais novos aprenderem hábitos de se darem em prol da comunidade.
Morre quem deixa de sonhar...

Miriam dijo...

Genial¡¡ El servicio es felicidad, y siempre podemos de una forma o otra , servir a los demás
Buen fin de semana¡

Sara O. Durán dijo...

Conozco a una anciana de 80 años que se dedicó solo al hogar y con una vida muy holgada y ahora está llena de enfermedades y achaques. Y a otra que se ha dedicado al servicio humanitario y es más ágil mental y físicamente que cualquier chamaca. Creo que al servir a otros, al organismo no le queda más opción que mantenerse en condiciones.
Mucho nos enseñan esas ancianas... Hay que aplicarnos, para llegar a ser unas ancianas funcionales.
Besos.

Adriana Alba dijo...

Gracias por tanta ternura!
Besos Soñadora.

Fran dijo...

Es envidiable ese buen ánimo. Mi madre, hace dos años con 85, se apuntó en la parroquia al grupo de visitar ancianos ¡Dios mío! luego ella misma comprobó que no era posible pero no la coartamos, intentamos que se mantenga optimista y positiva ¡y generosa!
Yo quiero ser así de mayor.

Soñadora dijo...

Carmen Rosa, servir a los demás alegra y llena de paz.

Besitos,

Soñadora dijo...

Luis Rodriguez, es cierto, todos hemos de pensar en el otro y procurar el bien de la comunidad.

Gracias por tu comentario, un abrazo!

Soñadora dijo...

Miriam, el servicio alegra al alma!

Un beso grande y gracias por tu visita!

Soñadora dijo...

Sara, buenos ejemplos los que compartes, aprendamos para poder servir con alegría!

Besitos,

Soñadora dijo...

Adriana, gracias a tí por tus visitas que siempre alegran.

Besos!

Soñadora dijo...

Fran, que lindo lo que cuentas de tu madre, yo también quisiera ser así, trabajemos desde ahora por ello.

Un abrazo,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...