martes, 5 de octubre de 2010

Ataduras invisibles...


Una caravana que iba por el desierto se detuvo cuando empezaba a caer la noche.

El muchacho encargado de atar a los camellos, se dirigió al guía y le dijo:

-Señor, tenemos un problema. Hay que atar a veinte camellos y sólo tengo diecinueve cuerdas. ¿Qué hago?

-Bueno -dijo el guía-, en realidad los camellos no son muy lúcidos. Ve donde está el camello sin cuerda y haz como que lo atas. El se va a creer que lo estás atando y se va a quedar quieto.

El muchacho así lo hizo. A la mañana siguiente, cuando la caravana se puso en marcha, todos los camellos avanzaron en fila. Todos menos uno....


-Señor, hay un camello que no sigue a la caravana.

-¿Es el que no ataste ayer porque no tenías soga?

-Sí ¿cómo lo sabe?

-No importa. Ve y haz como que lo desatas, si no va a creer que sigue atado. Y si lo sigue creyendo no caminará.

31 comentarios:

Sarvavita dijo...

jaja! Pobre camello! así es a veces la mente, nos juega algunas malas pasadas!

Besitos.

gralba dijo...

¡Muy bueno! Cuántas veces seguimos atados a invisibles cuerdas y necesitamos de otro que nos abra los ojos!

Vivi dijo...

Que tristeza!!! Pensar que somos asi! Muchas veces no nos movemos por ataduras invisibles!!

Hay un cuento de un elefante con una estaca, que lei en uno de los libros de Bucay que es muy parecido...

Besitos

fiaris dijo...

Hace un tiempo publique esto en mi blog ,no tiene desperdicio la verdad,cariños

S0y la Que No Buscas dijo...

jajajajajaja! que camello ese! já!
me encantó la historia!!!

besitos ;)

RAMPY dijo...

Esa historia, la podemos trasladar a nosotros, porque a veces tenemos cuerdas invisibles.
Como siempre, es un placer leerte.
Que pases un buen día.
Rampy

Gata Negra dijo...

De verdad que los camellos son así?? Me ha sorprendido muchisimo. Los animales suelen ser mas "astutos"...en fin....

Genial la rflexión y muy acertada. A veces los humanos ni siquiera necesitamos que nadie nos "ate", ya lo hacemos nosotros mismos sin ayuda ajena. Eso sí, también nos desatamos cuando la vida lo requiere.

Un abrazo!

Cheli dijo...

Que claro y que real.
Un beso.

Calvarian dijo...

Hay muchas cuerdas invisibles en la vida. Cierto, a veces ni existen pero creemos que están allí.
Bésix

luisa maria cordoba dijo...

Hay que quitarse esas ataduras invisibles, o por lo menos intantarlo,de otro modo no podríamos continuar en la vida.
Un beso Soñadora, bonita entrada.

Alma naif dijo...

Nunca lo habia leido hasta hoy y me pareció excelente!!!
Sera que hacemos las cosas solo por costumbre, o que nos dejamos manejar de la misma manera...???
Para pensar mucho ... mucho!!!!
Besos cielo!!!

latrís dijo...

Jajaja, muy bueno, pobrecito camello.
Y tienes su moraleja eh!!!
Un besote, me encantan tus historias

Yuria dijo...

Jajajaja. Esto es buenísimo. Espero que a los humanos no nos pase lo mismo.

Muchos besos.

Miriam dijo...

Genial esta historia, y muy muy real.
Gracias¡¡¡

Adriana Alba dijo...

Es cierto muchas veces estamos atados mentalmente.

Nos colocamos el piloto automático y seguimos.

Me encanto el cuento Soñadora!

Abrazos.

Cele dijo...

La fuerza de la costumbre, nos limita, a veces miserablemente.
Una bonita historia, para pensar, sin duda
Un abrazo Soñadora

apm dijo...

Soñadora, hoy estoy tristísima y hundida por una noticia que he recibido, he entrado en los blog de los amigos, por liberar un poquito a mi cabeza y dejar de pensar constantemente, tormentosamente en el asunto (la muerte de un compañero de la oficina), y, como si de una funesta conjunción astral se tratase, las entradas de los amigos estaban llenas de muertes y desgracias... así que esta entrada tuya de los camellos me ha sabido maravillosa y genial, y sí, como en tu cuento, yo creo que hay muchas cuerdas invisibles en la vida, sí... nos parecemos un poquito a esos camellos

Mil besotes enormísimos

Camy dijo...

¡toda la razón!. en los humanos los hilos invisibles que nos atan, son más fuertes que la soga más gruesa que pueda existir.
Esos hilos, esa cuerda invisible, la "soportamos" la mayoría de las veces con entusiasmo; es la del amor por la familia, los hijos, los amigos, es una unión que no se toca pero que se siente,y no se quiere romper. si deseaparece la cuerda, significa la separación de alguién a quién amas mucho.
Un besito y fuen fin de semana que yo lo haré largo, hasta el miércoles.

Libertad dijo...

Vine a sonreír de nuevo contigo. Aunque ya conocía el relato me ha gustado recordarlo a través de ti y reflexionar de nuevo sobre esas cuerdas que nosotros mismos nos ponemos y conseguimos convertirlas en reales, muy difíciles de romper cuando tomamos conciencia de que nos aprisionan.
Hace mucho que no actualizaba el blog, me alegra que me no me hayas "borrado" de tus amigos blogueros. Y me alegra que continúes ilusionada con es te blog que nos anima a atrevernos a sonreír SIEMPRE, facultad que solo tenemos los seres humanos.
Con amor, siempre cerquita.

Jabo dijo...

Conocía el cuento, pero siempre me gusta recordar aquellas cosas positivas que tiene la literatura, como el cuento que relatas. Gracias por ponerlo. Abrazo. Jabo

don vito dijo...

Hola, bello blogg, preciosas entradas,te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito al mio, será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde,besos.

Juan dijo...

A veces nosotros también estamos atados a algo o a alguien sin cuerda alguna, sólo necesitamos que alguien nos lo haga saber. ¡Y nos quedamos muy extrañados de nuestro apego inncesario y absurdo!

Un abrazo.

Juan Antonio

Patricia 333 dijo...

Yo me tengo que desatar de varias cosas o no podre seguir el camino
eso me lo dijo una vez un amigo muy querido ..Cuanta Razon tenia

Un beso soñadora preciosa

bardinda dijo...

Me parece que el cuento nos lo podemos aplicr los humanos en bastantes cosas.

Un saludo

Abuela Ciber dijo...

Cuan cierto, tantos seres que se creen poco capaces de volar....porque no se ven las alas.

Cariños y buen fin de semana!!!!!!!

ILUSION dijo...

Y el camello muy creído jajaj,,,me gustó esta historia,,, y pensar que muchas veces nos pasa lo mismo,,,,Besitos querida amiga y lindo domingo,,,,

mipequeñomundo dijo...

Me gustó mucho el relato.Como el camello tenemos, a veces, muchas ataduras imaginarias que nos impiden avanzar, por ejemplo los prejuicios.

Un cariñoso abrazo y feliz domingo, amiga.Rayén

Sonia dijo...

Bonita e interesante entrada...

Un abrazo.

Soñadora dijo...

Queridos amigos, creo que todos a lo largo de la vida vamos creando estas ataduras no? El reto es saber distinguirlas y desatarlas una a una! Gracias por sus comentarios que enriquecen cada entrada!
Besitos,

anna dijo...

Jooo yo escribi un comentario, porque me encanto la entrada. bueno como siempre y veo que no esta, no se que habra pasado !!!

Soñadora dijo...

Anna, así se pones a veces de travieso el comentador! Gracias por pasar!
Besitos,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...