martes, 27 de julio de 2010

Cuánto tiempo de felicidad acumulamos?

Ayer empecé a leer un libro titulado "La alta rentabilidad de la felicidad" de David Fischman y empieza con una adaptacion de un cuento de Jorge Bucay que dice así:



Cuentan que un caminante llegó a un cementerio en las afueras de un pueblo. La puerta de bronce del cementerio estaba abierta, así que decidió entrar y dar una vuelta para conocerlo. El sitio era hermoso, lleno de flores y jardines bien cuidados.


Cuando se acercó a la primera tumba, la lápida tenía grabado el siguiente mensaje:


"Abdul Tareg vivió ocho años, seis meses, cinco semanas y tres días".


El caminante se entristeció, pues pensó en la tragedia que la familia tuvo que haber pasado al perder un niño tan pequeño. Luego se acercó a la siguiente tumba y leyó:


"Yamir Kalib vivió cinco años, ocho meses, tres semanas y un día". Pensó:


"¿Otro niño?". No podía comprenderlo. Seguidamente dio una mirada rápida a todo el cementerio y descubrió que todas las tumbas tenían grabadas edades que no pasaban de los 12 años. Estaba golpeado emocionalmente.


¿Qué tipo de desastre tenía que haber pasado en este pueblo para que murieran tantos niños? El guardián del cementerio, acostumbrado a las reacciones de los forasteros ante las tumbas, se le acercó y le explicó:


"En nuestro pueblo tenemos una costumbre: a los 15 años todo joven recibe de sus padres una libreta para apuntar todos los momentos en que realmente fue feliz. Al morir, se suman los momentos de la libreta en que la persona fue feliz y se inscriben en la lápida. Aquí creemos que el verdadero tiempo vivido es el tiempo en que fuimos felices".

41 comentarios:

fiaris dijo...

Ese libro ha de ser ¡maravilloso! vaya reflexión! gracias por compartirla,abrazo

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Soñadora:

Qué bonita enseñanza, trataré de hacer un inventario de mis momentos felices.

Abrazos.

Gata Negra dijo...

Conocía este cuento de Bucay. Yo he decidido, bueno lo hice hace algún tiempo ya, que no voy a retener en mi mente los momentos desagradables, solo quiero recordar los de felicidad. ¿Porque será que los humanos tenemos el defecto de recordar más lo que nos dolió en vez de hacerlo con lo que nos alegró? Como p.ej. recordar una separación dolorosa, en vez de recordar la felicidad que pudimos sentir cerca de esa persona. Realmente somos unos seres un poco raros eehh!?

Ha sido agradable volver a recordar a Bucay.

Muchos besos!

anamorgana dijo...

Conozco el cuento y me gustó la primera vez. Y me gusta otra vez y seguro que cuantas veces lo lea me gustará más.
Gracias por traerlo a mi recuerdo.
Besos

Salvador Pérez Alayón dijo...

También conocía el cuento, pero los buenos cuentos siempre nos sirven para reflexionar y descubrir nuevas actitudes y caminos.

He entrado en esta agradable y grata casa de forma inesperada al estar ojeando el blog de "Memorias del Gato", y me parece una muy buena casa. Espero me permitan visitarla de nuevo, para ello la enlazo en mi blog y, de esta forma, estaremos más cerca.

En este momento me pregunto: ¿Hay alguien que no quiere ser feliz?

Cuentan que un millonario ofreció una ingente cantidad de dinero por encontrar una persona que le dijera que no quería ser feliz, y no ser presentó nadie.

Todos deseamos y buscamos la felicidad, pero lo más importante es saber que se puede encontrar y dónde y cómo, porque la felicidad implica una condición: eternidad.

Algo que no sea eterno no podrá hacernos feliz. Esas lapidas fueron algunos años, pero, ¿y ahora? ¿Se acabó esos pocos años de felicidad? ¡Vemos!, las cosas caducas no nos satisfacen plenamente. ¡Necesitamos ser felices siempre!

La cuestión será buscar si Alguien promete esa felicidad. Yo ya lo he encontrado, y por eso soy feliz, aunque no plenamente, pero aspiro a serlo un día, y para siempre.

Un fuerte abrazo.

Adriana Alba dijo...

Cuanta enseñanza nos deja éste cuento.

Para tener en cuenta y vivir el día a día...sólo por hoy tratare de ser feliz, y mañana será otro hoy....

Abrazos Soñadora

Diego dijo...

Qué interesante historia la de este pueblo, Soñadora. Tal vez sería bueno hacer un recuento de cuánto tiempo realmente somos felices, probablemetente el estrés del día a día ya no dejen mucho tiempo para pensar en nosotros y satisfacernos por lo menos un rato.

Hace un tiempo me recomendaron un libro de ese autor, me parece que se llamaba "El secreto de las 7 semillas" pero hasta ahora no lo encuentro.

Saludos y felices Fiestas Patrias!!!!

Calvarian dijo...

Buena idea...no me hace falta la libreta con un folio me sobran líneas jejeje
Bésix

BlueMoon dijo...

Jeje... había leído ese cuento, pues me encanta Jorge Bucay. En cierto modo nosotros también deberíamos contar la edad así... lo malo es que ahora mismo no sé que edad tendría yo, jeje.
Un besote.

BlueMoon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chris Bracamonte dijo...

Me gusta volver a leerte! Ahora que he vuelto a escribir volvere a seguirte tambien.

Un beso!

apm dijo...

!Oh, que bonito!, !qué maravilla de entrada!, estoy completamente de acuerdo con ello: el verdadero tiempo vivido es el tiempo en el que hemos sido realmente felices, sí señora, cierto. Buena idea la de apuntar los días en una libretilla e ir contando luego... ojalá que la suma de nuestros días sea larga.

Un besote bien gordo y muy buenísimas vacaciones.

Luz del Alma dijo...

Gracias soñadora, excelente enseñanza. Gracias tabien por traer ese cuento Bucay, mucho nos hace pensar.
Abrazo de luz, Mirta

latrís dijo...

Buf Soñadora, seguro que me olvido semanas enteras, meses, años de felicidad! pero acumularía bastante, todo depende de cómo lo mires, supongo!
Un besote y a mí también me encantó volver a tenerte cerca!

Abuela Ciber dijo...

Pasé a saludarte y desearte buena semana y que el sol te ilumine.

"Amar y ser amado es sentir el sol por ambos lados."

Cariños

Soñadora dijo...

Fiaris, ciertamente, lo que voy leyendo del libro va por buen camino!
Besitos,

Soñadora dijo...

Rafael, creo que al hacer inventario nos podemos llevar gratas sorpresas!
Besitos,

Soñadora dijo...

Es cierto Gata, en eso somos bastante raros y solemos recrearnos en recordar momentos tristes y dolorosos. Sabia decisión la tuya de tener presente los momentos felices.
Besitos,

Soñadora dijo...

Ana, para mí fue nuevo y me encantó! Quisiera poder estar consciente de almacenar momentos felices en mi memoria, siempre.
Besitos,

Soñadora dijo...

Salvador, antes que nada te doy una cordial bienvenida! Gracias por visitarme y en especial por dejar tu sabia aportación.
Besitos,

Soñadora dijo...

Si Adriana, y cada día será un nuevo Hoy lleno de maravillosas oportunidades de encontrar felicidad.
Besitos,

Soñadora dijo...

Diego, ya picaste mi curiosidad con este libro, lo buscaré.
Besitos,

Soñadora dijo...

Calvarian, de repente lo vas a escribir en alfabeto morse! jeje
Besitos,

Soñadora dijo...

Bluemoon, sería divertido saber nuestra edad en esa forma no? Espero poder acumular muchos años así.
Besitos,

Soñadora dijo...

Chris, gracias por la visita, pasaré a leerte.
Besitos,

Soñadora dijo...

Apm, suena tentador esto de acumular momentos felices no? Habrá que empezar con la cuenta! Espero que disfrutes mucho de tus vacaciones.
Besitos

Soñadora dijo...

Mirta, gracias por tu abrazo de luz que tanto reconforta. Bucay siempre tiene reflexiones interesantes no?
Besitos,

Soñadora dijo...

Latris, es cierto, todo depende de cómo lo miremos. Probablemente tenemos más momentos acumulados de lo que siquiera imaginamos.
Besitos,

Soñadora dijo...

Abu, gracias por tu visita y en especial por dejarme un pensamiento tan bonito!
Feliz semana para tí.
Besitos,

Asun dijo...

Conocía el cuento. Lo leí en el libro "Cuentos para pensar" de Bucay y me encantó, hasta el punto de que en muchas ocasiones se lo he contado a amigos. Intento tenerlo presente a menudo. Gracias por volvérmelo a recordar.

Un beso

Soñadora dijo...

Asun, es lo mismo que ahora intento yo, tenerlo presente y cosechar muchos momentos de felicidad (la podemos encontrar en muchos detalles no?)
Besitos,

Cassiopeia dijo...

Hola Soñadora!
A ver si consigo el libro... y empiezo el inventario...

O mejor, cuento las arrugas que tengo por las sonrisas...

Besos

Diego dijo...

Soñadora, ahora justamente estoy leyendo el libro que le precede "El secreto de las 7 semillas", me parece interesante y con buenos mensajes. También tengo el que estás citando pero lo leeré en cuanto acabe el otro.

Saludos!

Soñadora dijo...

Cassiopeia, me parece mucho más interesante e ilustrativo el método que mencionas, esas arrugas si que valen!
Besitos,

Soñadora dijo...

Diego, cuando lo termines me comentas qué te pareció para conseguirlo yo también!
Besitos,

Luni Va dijo...

vaya! aunque creo que si fueramos feliz el 100% del tiempo ya no sabriamos realmente lo q es la felicidad no? es bonito tambien poder valorar esos momentos. pero creo que para ser realmente feliz mucho depende de q nosotros querramos serlo.
tqm

Soñadora dijo...

Suele ser el primer paso ...y el más importante!
Besitos,

CAMINANTE dijo...

excelente reflexion! cuando lei este cuento sonrei de oreja a oreja... asi mira... jajaja

Soñadora dijo...

Pues sonreire contigo amiga! Ves? :))))

andré de ártabro dijo...

Hermosa filosofia encierra tu magnifco post , ¡gracias por traerlo y hacernos reflexionar, no para conocer los hechos narrados en el cementerio sino para hacer que nuestra vida sea así para ser fliz, que eso es vivirla vida y lo que no sea eso no es vivir la vida es soportar la vida o padecer la vida.
Llegar a la conclusión que la vida es como un chiste , que no importa lo que dura si no lo que nos hace reir
Yo hace tiempo que solo vivo la felicidad.
Un beso y reitero las gracias por deleitarnos con cosas tan ciertas y bellas

Soñadora dijo...

André, me parece que vivir solo la felicidad es la mejor filosofía de vida. Y si nos empeñamos la hallaremos por todas partes, en grandes y pequeñas dósis, en los detalles, y en los grandes momentos, en nuestros sueños y en nuestro día a día! Gracias pues con tu comentario me haces pensar.
Besitos,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...