lunes, 13 de octubre de 2008

Te regalo uno...


Recuerdo que cuando era niña, mi mamá me dijo que los tréboles de 4 hojas traían buena suerte. Desde ese momento me dediqué en cuerpo y alma a buscar uno, no podía ver un jardín donde hubieran tréboles sin ponerme inmediatamente a escudriñar a ver si lograba encontrar uno de ellos. Ahora no sabría decir si lo llegué a encontrar o no, pues no lo recuerdo, pero evocarme a mi de niña buscando uno me hizo investigar ahora el porqué de esa creencia, y encontré esta simpática historia:
En un campo , había un montoncillo de tréboles, todos de tres hojas.


Entre ellos había relaciones como las de los hombres: amistades, devociones, admiración, atracción… hasta que un día, dos tréboles se enamoraron por completo: sus tallos temblaban al despertar cada mañana y contemplarse el uno al otro. Ellos querían ser uno solo, pero sabían que no era posible: eran dos flores diferentes y no podían convertirse en una!

Pasó el tiempo, y los tréboles estaban más y más enamorados; hasta que un día, ya llenos por completo el uno del otro, decidieron dejar morir su parte negativa, el miedo, que era lo que hacía que se separasen el uno del otro.


Cuando por fin pudieron dejar que muriese esa parte, con ella murió también una de sus hojas, y entonces, por fin, se fundieron en un solo tallo, formando un trébol de cuatro hojas.




Desde entonces, se dice que los tréboles de cuatro hojas traen buena suerte, porque simbolizan al Amor puro.

Se dice también que un trébol de 4 hojas significa fe, esperanza, amor y suerte.

20 comentarios:

Joana dijo...

Hola Soñadora!

Que hermosa historia sobre los Treboles de 4 hojas, me ha dado un poco de nostalgia, porque un día me regalaron una plantita de ellos, pero un día debí dejarlos, no los pude traer conmigo, me dió mucha tristeza, y no he podido encontrar otro... seguiré buscando...
Gracias por visitarme y dejar tu huella! tienes un blog muy lindo, volveré para leerte más.

Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Pues claro que lo encontraste. O acaso no te consideras afortunada? yo pienso y quiero creer que así es,(soy positivo aunque a veces parezca muy negativo). La fábula o cuento del trébol me encantó. Por cierto yo los tréboles que encontraba los metía entre las páginas de un libro, creo que todavía encontraré alguno por ahí, y entonces me dará doble suerte. Un abrazo!

EDWIN TAQUEZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RAMPY dijo...

Hola Soñadora, tu relato es muy bello, y a mí me tocó el corazón y también la lotería, desde el momento en que te conocí.
Besotes para ti y que pases un lindo día
Saludos
Rampy

Nela dijo...

Anda! no conocía esa historia....que bien, aprendí algo nuevo. Yo tengo un trébol de cuatro hojas que me regaló un amigo al que adoro, y lo guardo con mucho cariño.

Besos guapa.

AQUIYOSOLITA dijo...

Creeme que aún no he perdido la esperanza de encontrar alguno, pero la suerte ya me acompaña porque tengo una hermosa familia y luchamos juntos como uno pero sin perder identidad y esso nos hace crecer y fortalecernos cada día más. Un besote.

César dijo...

Esa historia es hermosa...y el contenido es profundo. Sólo al dejar morir esa parte interna nuestra, podemos ser capaces de unirnos en amor a otra persona.

Estupendo tu post...Gracias!!!

Soñadora dijo...

Bienvenida Joana! agradezco tu grata visita, yo también estaré visitándote.
Ojalá consigas otra plantita de los tréboles de 4 hojas. Acá en Perú no los consigo.

Soñadora dijo...

Moderato dos Josef, tienes razón, soy afortunada y feliz (yo también soy positiva en extremo).
Te cuento que lo que yo guardaba en libros son pensamientos, es una de mis flores favoritas.
Besitos,

Soñadora dijo...

Mi querido Edwin, no imaginas cuánto me alegra saber que sonríes por mi culpa!
Siempre seguiré visitándote.
Besos,

Soñadora dijo...

Rampy, así que con lotería y todo!Jejeje, gracias por tu visita.
Besitos,

Soñadora dijo...

Nela, yo aún ando en la busqueda de uno. Es gracioso porque el día que escribí el post salí a caminar un rato, y por cada jardín o parque me detenía a ver si encontraba uno, y los jardineros me miraban extrañados sin saber que era lo que hacía.
Besitos,

Soñadora dijo...

Aquiyosolita, por lo que cuentas creo que encontraste un trébol tamaño familiar! Felicitaciones, y mándale un besito a tu nena que escribió tan lindo en tu blog.

Soñadora dijo...

Gracias a tí César por tu visita. Efectivamente, en el amor siempre hay que ceder un poquito y matar esa parte negativa que a veces quiere aflorar.
Besos,

libra dijo...

Hermosa historia...para que entre la magia en nuestra vida hay que creer en ella...besitos.

Chio dijo...

el temor, gran obstaculo para grandes amores.

saluditos soñadora!

Natacha dijo...

Creo que dejé ayer un comentario... debe ser que se borró...
Te decía que es una bonita historia y que si que existen, yo he tenido alguno.
Un beso, mi niña.
Natacha.

Soñadora dijo...

Si Libra, necesitamos ser un poco niños siempre.
Abrazos,

Soñadora dijo...

Saluditos también para tí Chio!

Soñadora dijo...

Natacha, yo aún conservo la esperanza de encontrar uno algún día.
Besitos,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...