domingo, 12 de abril de 2020

Silencio inusual...



Sentada en el sofá, en aquel mi rincón favorito en el que disfruto de leer, echar una siesta, pensar o meditar escucho con claridad el silencio. Silencio antes inusual y que ahora se ha convertido en el sonido habitual de mi ciudad, interrumpido de vez en cuando por el canto de las aves que ahora, dueñas de la ciudad revolotean a sus anchas.

De vez en cuando se escucha el rumor del motor de un auto, que probablemente traslade a uno de aquellos valientes que siguen afuera tratando de paliar esta situación; o la sirena de un patrullero, guardando las calles para que todos cumplamos con el "yo me quedo en casa", tan necesario ahora.

Me asomo a la ventana a observar ese silencio y veo el colegio cerrado, con el sonido del recreo de los niños en pausa.  Mas allá distingo el edificio que estaban pintando y que quedó de dos colores, a medio pintar, con el andamio colgando aún como recordatorio de que todo sucedió de un momento a otro.

Tiendas cerradas, calles vacías, aves cantando, cielos más limpios, ardillas caminando por los cables, ventanas abiertas, hogares llenos de corazones temerosos, aplausos que unen, esperanza que fortalece y acompaña.

5 comentarios:

Nuria Lourdes dijo...

Hermoso post de tu sentir. Solo decirte que Dios no nos abandona y pronto todo esto pasará.
Un fuerte abrazo y arriba ese ánimo.
Saludos desde Perú.

Amapola Azzul dijo...

Las aves cantando es lo habitual, sin gente ni nada que las espante.

Besos.

Sara O. Durán dijo...

Recibe un gran abrazo, de ánimo y paciencia.

Ernesto. dijo...

Es la otra cara de la moneda de la vida... Si la pones de canto, corre, avanza, y va más allá del ahora.

Abrazos Cecilia. (Parece un rincón muy acogedor)

..NaNy.. dijo...

Hola ahora se mira por la ventana mucho y se ven cosas muy poco habituales o antes nos nos fijamos. Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...