martes, 17 de septiembre de 2013

Secretos de la abuela...


Este invierno ha estado especialmente frío y húmedo en la Lima de mis encantos y esto motivó que me diera una tos seca bastante incómoda que no me dejaba estar tranquila. Fui a la farmacia en busca de algún ungüento que me aliviara por las noches y me ofrecieron Vick Vaporub, me lo apliqué antes de dormir, y de pronto sentí mucho frío y en vez de calentarme el pecho sentía algo helado que me penetraba por lo que tampoco así pude descansar y ahí, tendida en mi cama esperando que cambie el efecto frío por calor viajé por el tiempo y me ví de niña, con un malestar parecido y mamama (mi abuelita) aplicándome su paño calentito al pecho y logrando con ello aliviarme los ahogos. Ese "paño mágico" que ella calentaba en la sartén (no exisitián los hornos de microondas) y luego me colocaba caliente  era nada más y nada menos que sebo de res derretida! Y la vi en mis recuerdos derritiendo el sebo y remojando en esta grasa una franela que luego me ponía toda la noche en el pecho, y así cada vez que me sentía mal con tos, venía solícita con su pañito a aliviar mis ahogos y santo remedio! También solía hervir algunas hojas de eucalipto para que pudiera respirar mejor.

Las abuelas siempre tenían un as bajo la manga para cada situación no?

Recuerdo también sus cajones de ropa en donde infaltablemente había un trozo de carbón y algunas pimientas enteras, para evitar la humedad en la ropa. O el almidón casero que preparaba con chuño para planchar las camisas de papapa.
Cuando por las noches algun calambre impertinente me despertaba, ella venía con su periódico a envolverme las piernas y de paso ponía una papa bajo las sábanas para que chuparan la humedad. Cuantos secretos no? Ha sido divertido ir recordándolos.

Y tú recuerdas alguno de estos secretitos de las abuelas? Te animas a compartirlo en tu comentario?

22 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Fíjate que mis abuelas murieron antes de mi nacimiento... Pero mi mamá nos aplicó todos esos mimos heredados de mi abuelita. De tal forma que hasta el olor de eso que mencionas nos hace evocarlas. Qué delicia!
Por otra parte, te deseo que ya estés muy mejorada, es una lata traer tos.
Fuerte abrazo!!

Marilyn Recio dijo...

Linda y emotiva entrada. Me trajo gratos recuerdos. Mi mama también aprendió de mi abuela un sin numero de remedios caseros. Yo era asmática y me preparaban 2 cucharadas de jugo de limón, 2 de jugo de cebolla y 1 de miel. Luego, lo calentaban a baño de María. Lo tomaba dos veces al día.


un abraxo!

LAO Paunero dijo...

ese algo tan especial de las abuelas muy reflejado en tu relato Soñadora!!

Carmen Rosa dijo...

Hola SOÑADORA
Claro que hay muchos secretitos de nuestras abuelas, lástima que se vayan perdiendo con el tiempo. El que yo recuerdo es el de la famosa "caspiroleta" antes de dormir para cuando habíamos cogido un resfrío y que no es otra cosa que la combinación de leche caliente, huevo batido y un chorrito de pisco,con un poco de azúcar, claro que con esa combinación transpirábamos mucho e imagino que por el licor nos quedábamos dormidos. Pero oh maravilla, al día siguiente estábamos mucho mejor.
Cuantos recuerdos de la niñez!
Un abrazo

Migue dijo...

Lo que cuentas lo conozco, el Vick Vaporub con olor a menta para luego aplicar paños calentados con la plancha lo utilizaban para calmarnos la tos.A mi me daban mucho té caliente con miel y Calcigenol que no lo sabía pero era para fortalecer los huesos en la etapa de crecimiento.Realmente me habrá hecho efecto porque salí fuerte para el trabajo duro.
Son lindos los recuerdos de la niñez!
Un abrazo.

andré de ártabro dijo...

Re cuerdo que siendo yo muy pequeño (sobre tres o cuatro años ) estuve muy malito , ella , mi abuela , se paso todo un día y una noche (o dos) poniendo cataplasmas en mi pecho de salvado amasado caliente , no sé lo que tenía yo, decían que era grave creo que pulmonía y ¡Ya ves abuela! ¡Aquí estoy!Acordándome de ti
¡Gracias ¡ Te quiero!

¡Gracias por hacerme soñar de nuevo!
Besos.
André.

Adriana Alba dijo...

Por aqui también hizo mucho frío...y todavía a pesar de la primavera hoy amaneció helado.
Que lindo recuerdo nos dejaste, mi abuela también me hacía tecitos y me aplicaba remedios caseros...
Siempre estará en mis recuerdos y en mi corazón.

Besos muchos.

Camelia dijo...

Hola Soñadora.
Así es amiga, que lindas las abuelitas, siempre ayudando para hacernos sentir mejor con los tecitos y untándonos en el pecho el tradicional vick vaporup, su olor me encanta.....hermoso tu post.....espero te encuentres más recuperada....Un besito...

Camy dijo...

Buenos días ( y calentitos, llenos de sol, todavía).
Me ha encantado tu post y tus recuerdos de infancia. siempre solemos recordar lo más bonito y éstos tuyos son preciosos.
De mis abuelos no puedo comentarte grandes recuerdos, pero sí, de niña, cuando tenía mucha fiebre y buscaba el lado frío de la cama y mi mami, se sentaba conmigo, me abrazaba y contaba mil y una historias y preparaba "refuerzos alimenticios" sin necesidad, pero con la creencia que superaría la fiebre y luego, el medirte para saber cuánto habías crecido.
Me entristece pensar que has estado enfermita. Marcho unos días y te cuento.
Besos

..NaNy.. dijo...

Hola como hace mucho que no paso de visita por tublog hoy te dejo un saludos y un beso.

Soñadora dijo...

Hola Sara, felizmente la tos ya me dejó tranquila, aunque el frío se niega rotundamente a abandonarnos, es cuestión de paciencia!

Besos!

Soñadora dijo...

Marilyn, excelente tu aporte, los efectos de la cebolla y la miel para las vías respiratorias son muy buenos!

Un abrazo!

Soñadora dijo...

Lao, las abuelas tienen ese efecto no? A mamama siempre la relaciono con esa clase de recuerdos.

Un abrazo!

Soñadora dijo...

Gracias Carmen Rosa, como pude olvidar a la caspiroleta si aún ahora la preparo cuando alguien de casa está resfríado.

Besos!

Soñadora dijo...

Migue, gracias por compartir tus recuerdos con nosotros, alegra no?

Un abrazo!

Soñadora dijo...

André, que lindo lo que cuentas, tu abuela si que intervino a tiempo!

Besos!

Soñadora dijo...

Adriana, es una de las características principales de las abuelas no?
Al igual que por allá, acá el frío se niega rotundamente a abandonarnos.

Besos!

Soñadora dijo...

Gracias Camelia, felizmente si, ya estoy recuperada aunque siempre abrigándome porque hace mucho frío y la humedad es tremenda.

Besos!

Soñadora dijo...

Camy querida, tú siempre tan cariñosa, gracias! Si, ya la tos quedó atrás aunque no podemos decir lo mismo del frío. Es bonito compartir recuerdos no?

Besos con mucho cariño para tí!

Soñadora dijo...

Hola Nany, que encantadora sorpresa recibir tu visita, me alegra volver a saber de tí!

Un fuerte abrazo y un beso!

Princesa Adora dijo...

Uy, mi abuelita, chiquita, viejita, endeble, flaquita.. me hacía masajes en la espalda... mientras de chica, yo estudiaba!

Eso recuerdo y también su frase
TODO PASA, mi hija TODO PASA :)

Cariños!

Soñadora dijo...

Princesa Adora, las abuelitas con su cariño y su sabiduría siempre dejan huella.

Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...